27/1/16

REGRESIÓN



ESPAÑA, CANADÁ, 2015

TÍTULO ORIGINAL: Regression
DIRECTOR: Alejandro Amenábar
PRODUCTOR: Fernando Bovaira
GUIÓN: Alejandro Amenábar
REPARTO: Ethan Hawke, Emma Watson, David Dencik
DURACIÓN: 106 minutos
VALORACIÓN5/10

UN AMENÁBAR ACOMODADO



Minnesota, 1990. El detective Bruce Kenner (Ethan Hawke) investiga el caso de la joven Angela (Emma Watson), que acusa a su padre, John Gray (David Dencik), de cometer un crimen inconfesable. Cuando John, de forma inesperada y sin recordar lo sucedido, admite su culpa, el reconocido psicólogo Dr. Raines (David Thewlis) se incorpora al caso para ayudarle a revivir sus recuerdos reprimidos. Lo que descubren desenmascara una siniestra conspiración.             
Muchos palos le han caído a Regresión, el último título dirigido por Alejandro Amenábar, desde su estreno. Ser el director de Tesis o Los Otros, ambas reconocidas cintas de suspense que hoy en día pocos o ningún aficionado al cine no conoce, tiene varios problemas. Uno de ellos és el hype creado a la hora de sacar un proyecto nuevo del mismo género sin que las expectativas de la gente y el recuerdo de sus anteriores trabajos no esté muy presente a la hora de ver algo salido de la misma mente. Con esto no quiero decir que la mala acogida de Regresión se deba solo a eso, ni mucho menos (la cinta tiene errores y carencias suficientes como para confirmar por si sola que no es un thriller demasiado elaborado), pero sí creo que en este caso director y  expectativas no han jugado un papel positivo a la hora de ser valorada por la crítica y los seguidores del cineasta.


El tema de los cultos satánicos es algo que siempre me ha fascinado. De por sí creo que es de las pocas cosas que alguna vez han llegado a darme miedo de verdad y a la vez atraerme como el que más a recibir otra dosis de incomodidad. Amenábar lo utiliza como telón de fondo para su historia, sin llegar nunca a ser el objetivo principal (uno de sus fallos en mi opinión, ya que la cinta mejora muchísimo cuando se toca el tema ya sea de manera sutil o en forma de recuerdos), dejando este puesto a la investigación policial y a las sesiones de regresión que realizan detective y psicólogo para intentar desentrañar lo que parece ser una conspiración a gran escala sobre un pueblo entero adorador del demonio, jugando con temas como los miedos personales y la sugestión de la propia mente. En este aspecto la película se defiende bien, la dirección aunque no es demasiado llamativa en estas partes si cumple con el objetivo de intrigarnos y despertar nuestro interés por saber que está pasando, pero en ningún momento vemos algo que nos haga pensar que el cineasta arriesgue o se salga de los cánones ni la narrativa tradicional de cualquier otra película dirigida por un director desconocido o hasta primerizo con cierta gracia. ¿Es esto algo malo? Depende de cómo lo miremos.
Si vemos la película esperando la nueva Tesis de Amenábar, buscando aquella maestría a la hora de ir destapando la trama y hacernos dudar hasta de los personajes principales, el visionado termina siendo un despropósito por el simple hecho de que cualquiera que haya comido un mínimo de cine se olerá el final antes de llegar a los 10 minutos de metraje. Ese és uno de sus principales lastres (el que más la hacen bajar puntos una vez terminada) y es que Regresión no solo no arriesga en cómo nos cuenta la historia sino que tampoco hace el más mínimo esfuerzo por esconder su principal secreto. Es cierto que se pueden ir haciendo teorías diferentes según avanzan los minutos y se destapan otras cosas, pero digamos que el giro estrella lo ves venir casi desde el principio, lo que teniendo en cuenta que es un thriller, hace que uno se sienta un poco decepcionado al ver que el director de obras tan interesantes como las que he nombrado, nos deje casi en bandeja todo el meollo desde el principio y termina por ofrecer un final bastante tramposo que no le hace justicia a la trama planteada inicialmente. 


Si por otra parte, vemos la cinta como un thriller cualquiera con el que pasar el rato, en mi opinión Regresión cumple correctamente (aunque sin sobresalir) con el cometido de entretenerte durante toda su duración, hasta sabiendo el final de antemano uno puede barajar otras teorías y disfrutar de otros aspectos de la película, véase la ambientación (que por momentos incomoda y mucho) o la fotografía tan acorde con la historia y el lugar. Aún y con su previsibilidad tiene partes bastante destacables y escenas muy bien rodadas, con algunos destellos del cineasta español que le dan mejor empaque a todo el conjunto. Tampoco están nada mal los actores; Ethan Hawke sin ser su mejor papel ni de lejos, esta creíble como Bruce y Emma Watson, el otro gran reclamo de la función, no desentona junto a su compañero, al igual que el resto de actores, en su mayoría correctos pese a que los personajes estén algo desdibujados (y esto va para todos, protagonistas y secundarios). Destaco a Dale Dickey, que aunque no tenga demasiados minutos es una actriz bastante habitual por el género, haciendo aquí de la trastornada abuela de la protagonista.
El resto de apartados, como es de esperar en un film de gran presupuesto, cumplen de sobra y como ya he dicho ayudan a impulsar la nota final de la cinta. Es el claro ejemplo de una historia no demasiado pensada (que si retorcida) pero contada con cierta soltura (aunque sean detalles puntuales) y de manera entretenida, que a día de hoy es de las pocas cosas que le exijo a una película. Para mi suerte, diré que haber leído tantas malas críticas hicieron que anulara casi todo el hype que pudiera tener con ella, lo que seguramente haya ayudado mucho a que no me haya parecido la basura que mucha gente comenta, pero creo que el combo “hype + director + temática” en este caso han sido el peor de sus enemigos. Regresión está lejos de ser una gran película y de lo que uno esperaría de un thriller dirigido por Alejandro Amenábar, pero al menos entretiene y cuando toca el tema del satanismo acierta lo suficiente como para que, en mi caso, llegue al aprobado. Lástima que luego todo derive en un final demasiado tramposo y erróneo que además vemos venir desde los primeros minutos, anulando cualquier sorpresa más allá de las puntuales y poco importantes.


Le suma: El apartado técnico es impecable en todos los sentidos; desde la fotografía y la ambientación hasta la banda sonora. Tiene un buen reparto y todos cumplen bien sus roles sin desentonar en ningún momento con el tono y el rollo de la película pese a que la falta de escenas (que se nota que han quitado por un motivo u otro) les hace un flaco favor a ellos y a los personajes. La narrativa aunque no llega a sobresaliente si mantiene cierta aura de intriga aún y cuando imaginamos el resultado de antemano, además de no caer en el aburrimiento, algo también importante. Escenas como la del taller o el primer conflicto en casa de Bruce hacen que valga la pena verla. El tema de la sugestión por el culto al diablo y los ritos satánicos también está bien llevado y es muy acorde a la época en la que transcurre.

Le resta: Que uno espera mucho mas de alguien como Amenábar y más con el tema que trata y el reparto que tiene, pero aquí volvemos al mal combo que és el mayor patinazo que tiene la cinta. Su resolución es predecible para cualquier mínimo consumidor de género y lo que es peor, no parece que haga nada por evitarlo o intentar confundir al espectador. Por si fuera poco, aparte de predecible, el final ya se ha visto en otras películas lo que además de no demasiado pensado lo hace poco o nada original. Estoy seguro de que si hubiera tomado la otra alternativa la película ganaría muchísimo más, pero Amenábar parece haberse acomodado y no haberle dado demasiadas vueltas a como cerrar su historia, haciéndola parecer demasiado absurda y ridícula en algunos tramos.