31/1/16

MIDNIGHT HAIR



CHINA, 2014

TÍTULO ORIGINAL: 夜半梳頭
DIRECTOR: Liu Ning
PRODUCTOR: 
GUIÓN: Tang Jia Qi
REPARTO: Daniella Wang, Lee Wei, Xuan Lu
DURACIÓN: 90 minutos
VALORACIÓN3/10

UN GIRO, DOS TETAS Y MUCHA BASURA



Midnight Hair tenía prácticamente todos los boletos para convertirse en una de las peores películas que recuerdo haber visto: historia horrible, estilo nefasto, sustos autoparodicos, actuaciones deplorables, originalidad nula… pero gracias a un giro argumental a falta de 20 minutos de su finalización que nos ha dejado con el culo roto ha logrado esquivar el cero rotundo de nota que se merecía, y pese a estar a años luz del aprobado ha conseguido dejarnos buen sabor de boca.

No os creáis que estamos ante un giro argumental bien orquestado y en el que encaja todo a la perfección, porque no es así ni mucho menos. Se trata de un giro tan absurdo, surrealista y cogido por los pelos (nunca mejor dicho) que consigue darle una vuelta de tuerca al subgénero de fantasmas orientales de cara pálida y pelo lacio y hacernos pasar un buen rato pese a sus incongruencias y sus horripilantes actuaciones.


Midnight Hair es el segundo film del director chino Liu Ning y su premisa es de lo más simple: una pareja de novios decide mudarse a una casa en las fueras tras conocer la noticia de que están esperando un hijo. La casa es un viejo orfanato donde se había criado el novio y que les deja un amigo de él que la compro tras crecer ahí también.

Pero la tranquilidad que la pareja busca al mudarse se ve truncada cuando entre polvo y polvo empiezan a sentir una extraña presencia que quiere remover un terrible suceso que paso hace unos años. Como os podéis imaginar los aficionados al terror asiático esta presencia se personifica en una aparición fantasmal de una niña de pelo largo que aparece cuando menos te lo esperas y atemoriza a la pareja hasta el punto que deciden que deben de abandonar la casa, aunque antes de que esto suceda se destapara un suceso que convertirá todo lo que hemos visto hasta ese momento en un chiste de mal gusto.


Como hemos dicho anteriormente la película tiene carencias en prácticamente todos sus aspectos e intenta suplirlas con su estrafalario final y con la delantera de la actriz Daniella Wang. La actriz china se pasa prácticamente toda la película dando tumbos por la casa luciendo un amplio repertorio de camisones, haciéndonos dudar por momentos en si estamos viendo una película de terror o un videocatálogo de Women’Secret. Y es que Wang lo único que consigue que luzca es su busto ya que sus habilidades interpretativas son nulas y ofrece una actuación ridícula y sobreactuada, al igual que su pareja interpretativa el cantante taiwanés Lee Wei que también ofrece una actuación para olvidar.

Las escenas de terror abundan durante toda la película, pero están tan mal realizadas que en ningún momento consiguen inquietar al espectador sino más bien todo lo contrario, alguna vez soltamos una sonrisa de lo absurdas y mal hechas que están. Para que os hagáis una idea, pese a que hay multitud de apariciones fantasmales a lo largo del film la única vez que algo me pillo de improviso fue un perrito de juguete que empezó a ladrar…mala señal.

Midnight Hair es un claro reflejo del mal estado de forma que pasa el cine de terror asiático, una película repleta de clichés (obviando su final) y en la que no se ha puesto el mas mínimo esmero en conseguir una buena ambientación, algún susto logrado o unas actuaciones mínimamente aceptables.