15/9/13

BLOOD-C: THE LAST DARK



JAPÓN, 2012 

TÍTULO ORIGINAL: Gekijôban Buraddo Shî-Za Rasuto Dâku
DIRECTOR: Naoyoshi Shiotani
PRODUCTOR: Justin Cook, Carly Hunter
GUIÓN: Jenichi Fujisaku, Nanase Ôkawa
REPARTO: Nana Mizuki, Masumi Asano,Keiji Fujiwara
DURACIÓN: 106 minutos

VALORACIÓN: 8.75/10

SAYA VUELVE A LAS ANDADAS



Hace ya muchos años que tuve la oportunidad de ver Blood The Last Vampire, una película de animación japonesa bastante corta que nos presentaba a Saya, una vampiresa que cazaba a unos seres infernales en una base japo-americana, después de ella vinieron un anime (Blood+) y una adaptación libre en carne y hueso, más tarde surgió otra serie llamada Blood-C y entiendo como punto y final a ella esta película, que por mucho que digan que no tienen nada en común, parece una nueva versión de aquella Saya.



El arranque, si alguno llegó a ver la antigua, es exactamente igual: un metro, una chica vestida de uniforme y un monstruo, pero a partir de ahí las cosas cambian. Además se nota que es una continuación de algo porque continuamente hacen referencias a un pasado que si no has visto la serie desconoces aunque inteligentemente los puntos clave son contados de forma resumida, con lo que se puede disfrutar perfectamente sin conocimientos previos.

He de decir también que me gusta más esta nueva Saya, es mucho más adulta no solo en el  plano físico sino también en mente y quizás, también algo más humana al igual que en la versión live action, es capaz de establecer algunos vínculos afectivos con otros seres que esta vez que se materializan en la persona de Mana, aunque otra vez vuelve a dejar con ganas de que profundicen más en la misma, pero bueno, menos da una piedra.


Por su parte el dibujo y la animación comprensiblemente han dado un gran salto, dando pie incluso al uso (abuso) del dibujo por ordenador, algo que yo particularmente odio más que nada porque detesto el contraste que se produce entre el dibujo tradicional y el 3D metido un poco a la fuerza, es de las pocas cosas que les puedo echar en cara, porque el resto es impresionante, la historia aunque tiene sus más y sus menos logra mantener una cierta estabilidad en cuanto a interés, las batallas son espectaculares, el diseño de las criaturas magnífico y el poco gore es brutal.

Así que para ir concluyendo esta nueva y no reconocida versión de Blood (yo sigo en mis trece) que en el fondo parece un homenaje a la misma tiene mi visto bueno, muestra una cara de Saya que se eliminaba en la original y consigue hacerte disfrutar tanto o incluso más que por aquel entonces. A veces revisar clásicos dependiendo de cómo se haga, no es tan mala idea. 


1 comentario:

Anónimo dijo...

Respeto todos los gustos, pero creo que es mejor la original y también la prefiero, tanto la serie, como la película: Blood, The Last Vampire (año 2000); esa película fue el comienzo de la serie original, una saga que además cuenta con manga y novelas. Se puede ver el uso de ordenador y de una excelente animación en el 2000 con esa película. La escena del metro de la película de Blood-C y una Saya "agresiva" son elementos extraídos de la película del 2000,como bien has apuntado, aunque la Saya del 2000 se relacionaba poco con los seres humanos, para evolucionar en la serie original, lo que es lógico y verosímil teniendo en cuenta sus "pérdidas de memoria". Siempre se ve obligada a comenzar de nuevo. Lo dicho, cuestión de gustos.