24/9/13

BAD MILO!


ESTADOS UNIDOS, 2013

TÍTULO ORIGINAL: Bad Milo!
DIRECTOR: Jacob Vaughan
PRODUCTOR: Gabriel Cowan, Adele Romanski, John Suits
GUIÓN: Benjamin Hayes, Jacob Vaughan
REPARTO: Ken Marino, Peter Stormare, Gilliam Jacobs
DURACIÓN: 85 minutos

VALORACIÓN: 4.25/10

TODOS TENEMOS UN DEMONIO INTERIOR, LO QUE UNOS LO CAGAMOS Y OTROS NO



Está claro que todos tenemos un lado oscuro, una parte de nosotros que no ve la luz pero que existe y engloba todo el mal y la ira que nuestro cuerpo puede acumular. Esta parte de nosotros se alimenta diariamente de cientos de inputs  que nos llegan y nos tenemos que tragar uno tras otro.


Esto es lo que le sucede al protagonista de Bad Milo!, Ken (interpretado por Ken Marino) que acumula un estrés insoportable debido a las técnicas abusivas de su jefe, la presión de su mujer por tener un hijo, una madre que no para de humillarle y un padre que le abandono cuando era un niño.
Este estrés acumulado se hace notar en unos dolores infernales de estómago que hacen que condicionen la vida de Ken, hasta el momento en que consigue expulsar todo este estrés, el problema es que lo expulsa por su ano en forma de pequeño demonio sediento de sangre.

El “entrañable” ser cagado por Ken se encargara de ajusticiar a todas las personas que hacen la vida imposible a su “padre”, y comenzara a perpetrar una serie de asesinatos dentro del círculo social de Ken.

Con la ayuda de un psicólogo Ken conseguirá adiestrar a su demonio interior, al cual bautiza con el nombre de Milo y juntos intentaran encontrar el origen de sus problemas y la procedencia de Milo.


La premisa de Bad Milo! es inmejorable para ofrecer una comedia gamberra, bizarra y sangrienta, pero lamentablemente se quede en la superficie de todo ello y ofrece un producto demasiado light y monótono para el espectador.

Las muertes suceden mayoritariamente fuera de plano y no explotan el potencial asesino que tiene Milo que sin duda podría ofrecer grandes momentos de casquería que quedan reducidos a simples salpicaduras de sangre y algún que otro mordisco.

El humor de la película también se queda a las puertas de lo esperado, y es que pese a tener algún que otro gag que conseguirá esbozar alguna sonrisa, en su conjunto deja mucho que desear ya que un demonio asesino que sale y entra del culo de un tío como Pedro por su casa da mucho más de sí.


Los efectos especiales son simples y únicamente destaca el diseño de Milo, un pequeño ser que consigue convertirse en un entrañable compañero para Ken.  En el aparto interpretativo destaca la presencia de Peter Stomare dando vida a un peculiar psicólogo, pero como en el resto de los apartados de la película da la sensación de que su personaje esta desaprovechado.

En definitiva, Bad Milo! es un homenaje al cine de monstruitos de serie B de los ochenta como el que dirigía el gran Frank Henenlotter que no sabe explotar todo su potencial, ya que parte de una premisa que da muchísimo juego y pie a ofrecer un producto realmente bizarro, pero su director no se atreve a ello y su resultado es un producto sin sustancia que se queda simplemente en lo superficial de la idea.


2 comentarios:

Machete dijo...

No la tenía como preferente, pero ahora menos. Parecía que tenía que molar más. Claro que, si no hay gore poco más se le puede pedir.

nikofb dijo...

A esta le tenía bastantes ganas lo que pasa es que no encontraba ningún subtitulo para verla y la deje aparcada. Por tu reseña, creo que la seguiré dejando para cuando no tenga realmente nada mejor que hacer (si es que la subtitulan algún día xD)

Un saludo!!

PD: Si llego a verla será por el bicho que me hace mucha gracia el diseño que le han dado. En la primera foto no sé si me da grima o ternura jajaja