8/10/16

EL ÚLTIMO BLOG A LA IZQUIERDA... DE SITGES - COLOSSAL



CANADÁ, 2016

TÍTULO ORIGINAL: Colossal
DIRECTOR: Nacho Vigalondo
PRODUCTOR: Nahikari Ipiña, Nicolas Chartier, Zev Foreman
GUIÓN: Nacho Vigalondo
REPARTO: Anne Hathaway, Jason Sudeikis, Jason Sudeikis
DURACIÓN: 110 minutos
WEB: http://www.voltagepictures.com/default.aspx
IMDB: http://www.imdb.com/title/tt4680182/

VALORACIÓN7.5/10


VIGALONDO THUG LIFE



Nacho, Nachito, Nachete como se te va la pinza amigo. Tengo que reconocer que Vigalondo es un tio que me cae simpático y que congenio muy bien con su cine, desde la excelente Los Cronocrímenes hasta la criticada Open Windows pasando por la divertida Extraterrestre y su bizarro segmento en la antología V/H/S, sus películas siempre tienen algo que consiguen llamarme la atención y dejarme buen sabor de boca, algo que ha vuelto a cumplirse con Colossal, para mi su mayor ida de olla hasta la fecha.

Quitando su godziliesca (toma palabro) escena inicial, el film arranca como si se tratara de la  típica película indie de amores y desamores de personajes cuotidianos con perfiles de perdedores habituales. Gloria (Anne Hathaway) es una joven de pueblo que se ve obligada a volver a su lugar natal tras fracasar en la gran ciudad en gran parte por sus problemas con el alcohol, allí se reencuentra con Oscar (Jason Sudeikis) un amigo de la infancia que esta perdidamente enamorado de ella y que regenta un bar que siempre había pertenecido a su familia.


Paralelamente a este reencuentro la ciudad de Seúl esta sumada en el caos debido a las misteriosas apariciones de un gigantesco monstruo que destroza todo lo que se encuentra a su paso. Todo el mundo sigue con atención este suceso y Gloria empieza a sospechar que tiene algún tipo de conexión con este monstruoso suceso.

Colossal es una película en la que tienes que entrar desde el primer segundo y ser cómplice de lo que estás viendo, es una autentica locura sin pies ni cabeza que si no entras en su juego seguramente te sentirás estafado ante una tomadura de pelo de tal envergadura.

Vigalondo realiza un homenaje totalmente libre del genero Kaiju eiga repleto de alocados guiños hacia las clásicas monster movies japonesas y bañado con dosis de humor que vienen dadas por un grupo de treintañeros en plena crisis existencial que tendrán que superar sus inseguridades, complejos y adicciones.