24/2/16

SOUTHBOUND



ESTADOS UNIDOS, 2016

TÍTULO ORIGINAL: Southbound
DIRECTOR: Roxanne Benjamin, David Bruckner, Patrick Horvath, Radio Silence
PRODUCTOR: Chris Harding, Brad Miska
GUIÓN: Roxanne Benjamin, David Bruckner, Patrick Horvath
REPARTO: Mather Zickel, Fabianne Therese, Chad Villella
DURACIÓN: 88 minutos
WEB: https://www.facebook.com/Southboundmovie/
IMDB: http://www.imdb.com/title/tt4935334/

VALORACIÓN7/10

♪ HAY QUE VENIR AL SUR ♫




De los creadores de una de las mejores compilaciones de terror, la imbatible antología V/H/S, nos llega esta película que encierra cinco relatos conectados entre sí. Todo gira en torno a unos viajeros que, en plena noche y en medio de una carretera desértica, comienzan a sufrir de agotamiento. Los distintos miembros del grupo se verán abocados a lidiar con sus peores pesadillas y con sus secretos más ocultos.


Tenía muchas ganas de hincarle el diente a Southbound, lo último de los creadores de la saga V/H/S de la que desde el principio me declaré fan incondicional. Su falta de lógica y coherencia, su locura potente y desmesurada y la mezcla de subgéneros habidos y por haber la hicieron posicionarse en lo más alto de mi top personal y algunos de sus segmentos son de lo mejor que he visto en años en lo que a cine de horror se refiere. Reconozco que su última entrega no fue gran cosa y salvo un par de detalles y el segmento de Nacho Vigalondo (Parallel Monsters) no había demasiado que destacar y sí mucho que olvidar, pero sus dos primeras partes me enamoraron casi por igual y como ya digo sus historias directas y su buen uso del formato de metraje encontrado me cautivaron. Después de esta muestra de amor por el anterior trabajo de los creadores de Southbound, y una vez vista, puedo asegurar que si os gustó la saga y su modus-operandi esta nueva antología también será de vuestro agrado. Esta vez se abandona el formato del found footage y se apuesta por un estilo visual más convencional pero que nada tiene que envidiar en la narrativa decadente ni en cuestión de caos y locura a su “saga madre”. Todo el batiburrillo que hizo triunfar aquella sigue presente en ésta película, que de nuevo utiliza las historias cortas pero esta vez uniéndolas a un escenario que funciona a modo de purgatorio en la tierra formado por carreteras infinitas, desiertos perdidos y pueblos misteriosos. Analizando los segmentos uno a uno nos encontramos con:

The Way Out: Dos hombres ensangrentados conducen (más bien huyen) en mitad de la noche, hasta que sale el sol y ven que volver a casa no les va a ser nada fácil y además les persiguen una especie de parcas flotantes algo cabreadas. Es el segmento dirigido por Radio Silence que sirve para abrir la película y que además marca el tono confuso y desconcertante que tendrán el resto así como los elementos comunes entre ellos: la radio, la carretera, el ritmo ágil casi sin explicaciones y la continua sensación de WTF. Sin entender casi nada del porque ocurre todo, por lo menos hasta llegar más adelante en la película (por suerte) si me parece un buen arranque que además de entretenido, prepara el terreno para lo que viene a continuación.


Siren: Casi sin darnos cuenta, nos situamos junto a las tres integrantes de un grupo de música que viajan en una camioneta para ir a su próximo concierto. Un pinchazo las dejara varadas en medio de ninguna parte y se verán obligadas a ser recogidas por una matrimonio algo extraño con oscuras intenciones. De nuevo la sensación de  caos y desconcierto está presente en la historia dirigida por Roxanne Benjamin, aunque ahora ya estemos algo más metidos en el rollo de la película. Lo que empieza como un favor pronto se va revelando como algo mucho más peligroso para las tres protagonistas y es que la gente del sur parece tener unas costumbres algo extrañas. Con toques de cine setentero y referencias a los títulos de cultos satánicos y ceremonias ocultistas (me recordó vagamente a La Semilla Del Diablo aunque sin embarazo de por medio) la historia intriga, atrapa y funciona aunque de nuevo se nos explique más bien poco. Además también sirve para abrir el tercer segmento de manera casi fulminante.

The Accident: Dirigido por David Bruckner es claramente el más crudo y explícito de todos (por lo menos para mí) y el único en el que la violencia directa se une al desconcierto y la sensación de confusión constante. Un hombre conduce de noche y en un despiste atropella a una chica dejándola hecha un cristo en mitad de la nada, teniendo que llamar a emergencias para pedir ayuda y seguir, al pie de la letra, las instrucciones de la operadora. Llegados a este punto tenemos claro que Southbound no da demasiados detalles y que a simple vista lo único que une unas historias y otras es la carretera y precisamente, la falta de explicaciones. Aun así esta historia funciona gracias a un único personaje (si no contamos a la víctima) y consigue impactar para finalmente dar unas pinceladas que pueden ayudarnos a comprender el entorno.


Jailbreak: Ahora que parece que tenemos algo más que la radio y la carretera para unir los segmentos, llega el momento de ver qué pasa con la gente del lugar. La historia de Patrick Horvath nos presenta a un hombre que irrumpe en un bar buscando a su hermana y tendrá que vérselas cara a cara con los lugareños que no parecen demasiado dispuestos a dejar que se la lleve. Si en el segundo había homenajes al satanismo setentero aquí nos encontramos casi con algo parecido a Abierto Hasta el Amanecer (en versión pequeña y sin vampiros propiamente dichos, dejémoslo en seres que no envejecen) y una vez más, aunque con alguna explicación a cuentagotas, el desconcierto es el principal protagonista. Sigue siendo ágil, entretenido, sangriento y directo, pero para mí, algo por debajo de los tres vistos anteriormente.

The Way In: Y con este segmento finaliza la película que aparte de dar un cierre decente y que además juega con un subgénero bastante de moda últimamente (el home-invasion) sirve para darnos, por fin, algo de coherencia y ayudarnos a entender un poco (no olvidemos que esto es Southbound y no se dan demasiados detalles de nada) el primer segmento que era puro caos y confusión. Con Radio Silence de nuevo tras las cámaras nos encontramos con una familia que llega su casa de vacaciones en mitad del desierto y una vez allí, serán asediados por un grupo de enmascarados en mitad de la noche. De nuevo un ritmo sin altibajos, algo de violencia y para nuestra suerte, un poco de claridad en mitad de la oscuridad y el desconcierto.


Cuando termine de verla y conseguí darle algo de lógica a todo el conjunto me di cuenta de que Southbound además de utilizar todo lo bueno (y malo) de V/H/S para llevarlo a otros derroteros también servía como una ligera muestra de afecto al género. Me explico, fueron muchas las películas que se me vinieron a la mente mientras la veía; desde la confusión (y perdón por repetir tanto la palabra pero es que la cinta se las trae) de Triangle y su sensación de bucle infinito a la locura final de Evidence (mokumentary algo desconocido que me dejó flipando hasta casi un día y medio después de su visionado) pasando por otros ya nombrados en los segmentos (y alguno que no he puesto que dejo aquí, como You’re Next o Los Extraños, ambos en el último segmento) y agrupándolo todo en una especie de road-movie ambientada en unas carreteras sureñas y desérticas dignas de Los Renegados Del Diablo o hasta de La Matanza de Texas. Ya sólo su banda sonora, que se repite en casi todas las historias y está compuesta por sintetizadores (la sombra de It Follows es alargada y en este caso, acertadísima) nos hace viajar mentalmente a ese lugar atemporal donde cualquier locura tiene cabida y las explicaciones no son bien recibidas, como ya lo hicieron en su día con V/H/S.

Para mí pese a sus fallitos, que obviamente los tiene, es un título muy recomendable. Su ritmo es ágil en todo momento y el cúmulo de acciones y la rapidez con la que ocurren hacen imposible que uno pueda aburrirse. La falta de explicaciones, lógica y sentido no son un error para mí (por lo menos en este caso) ya que si uno ha seguido su anterior saga ya sabe más o menos con que va a encontrarse y aquí al menos consiguen darle un tonto grupal que queda bastante bien y deja una sensación más cerrada y coherente una vez terminada. Como ya he dicho, si os gustó la saga V/H/S estoy casi seguro de que os gustará Southbound, pero recomiendo verla con la mente abierta y sin pararse a pensar demasiado porque sería un dolor de cabeza intentar unir la pesadilla que representa paso por paso y buscar más allá de ella.


6 comentarios:

Ale dijo...

Buena peli, gracias a esta Critica la vi y la verdad que gusto.

HateLove dijo...

Buenas Ale,

Nos alegramos de que te haya gustado, muchas gracias por compartirlo con nosotros.

Saludos!

nikofb dijo...

Me alegro de que te gustara Ale! Y de que la critica te ayudara a decidirte.

Nos leemos por aquí :)

Un saludo!!

Caro Cabañas dijo...

Primero vi la peli y luego encontré este blog para leer las criticas, debo decir que me encanto el nombre que lleva este blog. Me suscribo!

HateLove dijo...

Muchas gracias Caro!! Esperamos que disfrutes con lo que escribimos por aquí!
Saludos!

Anónimo dijo...

Hermano yo pienso que esta película es una puta mierda de las gordas