18/2/16

NINA FOREVER



REINO UNIDO, 2016

TÍTULO ORIGINAL: Nina Forever
DIRECTOR: Ben Blaine, Chris Blaine
PRODUCTOR: Ben Gallop, Andy Gordon
GUIÓN: Ben Blaine, Chris Blaine
REPARTO: Fiona O'Shaughnessy, Cian Barry, Abigail Hardingham
DURACIÓN: 98 minutos
WEB: http://ninaforever.com/
IMDB: http://www.imdb.com/title/tt3832096/

VALORACIÓN7/10

TU, YO & EL FANTASMA DE TU EX




Holly ha comenzado una relación con su compañero de trabajo Rob, quien aún está en duelo por la reciente muerte de su novia Nina. Pero la nueva pareja sufre un tremendo problema. cada vez que hacen el amor, el fantasma ensangrentado de Nina aparece en la cama. Pero Holly no se asusta y busca la manera de hacer frente a la chica muerta que quiere compartir su cama, sus vidas, e incluso sus mentes...


Todos sabemos lo complicado que puede llegar a ser superar una ruptura en circunstancias normales, pero si a eso le añadimos que la historia no ha tenido un cierre ni final de ningún tipo, la cosa se pone todavía más difícil si cabe. Muchos sentimientos siguen latentes por todos lados y el hecho de no haber finalizado esa etapa de una manera u otra hace que, sin previo aviso, la mente viaje atrás y nos juegue malas pasadas. Sobre estos ideales los hermanos Ben y Chris Blaine hacen girar su opera prima, Nina Forever. El clásico proceso de conocer a alguien después de la separación (en este caso por la prematura muerte de la pareja) contada de una manera bastante original y aderezándola con algo de humor negro (bastante sutil, todo hay que decirlo) y un aura de normalidad que contrasta con lo que se ve en pantalla, nos da una particular visión sobre las consecuencias de comenzar algo con alguien cuando la persona anterior todavía está muy viva en el recuerdo. Si esto parece poco, añadámosle que en lugar de ser solo un recuerdo o un pensamiento puntual, la anterior pareja se presenta de forma física (y un tanto grotesca) cada vez que la nueva intenta subir algún nivel de la relación. 

El argumento de la cinta es bastante sencillo a simple vista: por un lado tenemos a Rob que por culpa de un accidente ha perdido a su novia, Nina. Por otro encontramos a Holly quien también acaba de salir de una relación aunque de una forma mucho menos traumática. Los dos trabajan en el mismo supermercado y casi sin que nos demos cuenta, han comenzado algo que podría acabar en una relación. O por lo menos lo intentaran ya que cuando parece que todo va de maravilla e intentan tener su primer encuentro sexual sin saber muy bien cómo, una cadavérica Nina aparece en la cama entre manos, sabanas, sangre y jadeos.


A partir de aquí intentaran entender por qué ocurre esto e intentar por todos los medios posibles seguir con su relación aunque Nina no parezca dispuesta a ponérselo nada fácil a ninguno de los dos. Del argumento no quiero decir mucho más ya que aunque la historia en la superficie parezca la misma de siempre (pareja que supera las adversidades para poder estar juntos) la cinta de los hermanos Blaine tiene algunos puntos bastante originales a parte del hecho de que la exnovia muerta del protagonista les haga un coitus interructus cada vez que los pobres quieren compartir un poco de intimidad. La manera en que son tratados temas como los sentimientos de miedo, el olvido, la superación y en general el inicio de nuevas etapas tras un trauma es tan peculiar que creo que solo por ello ya merece la pena ver la película, al margen de si la historia es o no original y de si vale la pena o aporta algo nuevo.  Como ya he dicho, tanto los temas que aborda como el patrón que sigue en el tema pareja es el que hemos visto miles de veces en otras películas de corte independiente, algunas mejores que otras pero si estoy seguro de que ninguna los muestra y narra igual que Nina Forever.

Para empezar aquí no encontramos a terceras personas que influyan en la relación (si hay otros personajes pero son en su mayoría pasajeros) más allá de los tres protagonistas, porque si, aunque este muerta, Nina es una protagonista más y además la única que pone voz y nombre a lo que la pareja no se atreve o no quiere reconocer. Ella les acompaña en la nueva aventura que es construir un compromiso entre ellos cuando es más que evidente que no tienen superadas ciertos actos anteriores. Es ella quién de la forma más bizarra, enfermiza y cojonera posible (hablando mal y claro) les advierte, con no demasiada buena fe, de que es posible que aún no estén preparados para dar el paso que quieren dar.


Y todo esto ocurre así gracias a la natural (por muy antinatural que sea su personaje) y creíble interpretación de Fiona O'Shaughnessy que esta perfecta como Nina en cada una de sus apariciones siendo ella la que más destacaría de los tres. Esto no quiere decir ni mucho menos que el resto estén mal; Abigail Hardingham le aporta la personalidad y peculiaridad suficientes (y necesarias) a Holly como para que entendamos sus motivaciones y su personaje no quede forzado a la hora de seguir adelante con una relación tan complicada. Lo mismo ocurre con el hombre de este particular trío, un contenido pero correcto Cian Barry en el papel de Rob con el que es fácil conectar y sentir su confusión ante lo que ocurre. Sin ser ninguno de ellos personajes con demasiada evolución real si los analizamos al detalle, si transmiten naturalidad dentro de lo abstracto de la historia y la hacen funcionar sin desentonar en ningún momento.

Pero como toda película, Nina Forever también tiene sus contras y uno de los que más me llamaron la atención fue la confusión inicial que transmite. Desde sus primeros minutos queda claro que no es una película para todo el mundo y el montaje y la narrativa utilizada a veces no son demasiado claros hasta que uno se acostumbra al tono de la película. De primeras uno puede verse algo perdido respecto a lo que está viendo y la mezcla de géneros entre comedia, drama y romanticismo junto a las pequeñas pinceladas de terror puede ser demasiado, sobre todo para los que esperen una cinta de terror al uso. El ritmo tampoco es su mejor baza y el resultado queda algo plano en cuanto a evolución de historia y personajes pero en su defensa diré que todo queda más claro según se acerca su parte final, que ayuda a entender y encajar un poco todo lo que hemos visto. Nuevamente remarco que la cinta es muy suya así que no esperéis demasiado clímax final o algo impactante por que también os llevareis una decepción.


Lo que sobresale: La original manera que tiene de abordar temas tan comunes como los que toca y expresarlos a través del personaje de Nina. Su particular visión sobre la superación y la necesidad de dejar atrás ideas preconcebidas y sentimientos de antiguas relaciones para poder avanzar en la vida. Si entras en su juego y te acostumbras a él sin desesperarte te encontraras con una cinta simpática y bastante realista pese a su descabellada premisa. Es de esas cintas que es mejor dejar madurar un rato (no sé si mis impresiones hubieran sido las mismas cuando acabe de verla) antes de decidir si te ha gustado o no. En mi caso al día siguiente me ha parecido muy bien pensada y bastante más lógica que después de verla, aunque esto ya es apuntes personales que poco o nada tienen por qué afectaros a vosotros.

Lo que no gustará tanto: Como ya he dicho no es una película para todo el mundo y muchos seguramente no soportaran más de la primera media hora por lo extraño y sin sentido que parece todo. El ritmo y el desarrollo son pausados y realmente no es un título que cuente gran cosa más allá de abrir los ojos de los protagonistas. El terror apenas lo toca por encima y nunca es el tema principal de la historia aunque las apariciones de Nina entren dentro de la categoría. Que en el fondo no deja de ser una historia romántica con algún añadido interesante pero que en su forma no cuenta nada que no sepas ya de antelación.


4 comentarios:

Patrick Bateman dijo...

Para mí, fue regular. Empieza bien y las apariciones de la ex, aunque recurrentes, son geniales. Pero cuando empieza con los tópicos de las maldiciones pierde intensidad y se desinfla bastante.

nikofb dijo...

Buenas Patrick!

Yo es que nunca llegué a tomarmela en serio como peli de terror o maldiciones aunque si lo utiliza bastante con el personaje de Nina. La vi más como (SPOILER!) una metáfora sobre la obsesión de Holly con ella desde antes incluso de hablar con Rob por primera vez, siendo ella la causante de que aparezca incluso cuando no esta con él (FIN DEL SPOILER) pero vamos que no te quito razón en lo de irregular. Aún así el concepto me gustó bastante a pesar de no estar del todo bien llevado.

Un saludo y gracias por pasarte!!

HateLove dijo...

Pues una vez vista comparto bastante tu crítica y tu visión sobre lo que sucede.

Sabe explotar su punto bizarro y compensa la falta de ritmo que tiene en algún tramo con el misterio que rodea la historia.

Saludos

nikofb dijo...

Buenas HateLove!

Me alegro de que coincidamos con esta.

La verdad es que el rollito y el concepto de fondo me gustó mucho aunque su ritmo tenga antibajos y no evolucione demasiado. Para lo bizarra y abstracta que es toca temas muy comunes en temas de relaciones.

Un abrazo!!