10/2/16

LIZA THE FOX-FAIRY




HUNGRÍA, 2015

TÍTULO ORIGINAL: Liza, a Rókatündér
DIRECTOR: Károly Ujj Mészáros
PRODUCTOR: István Major, Gábor Ferenczy
GUIÓN: Bálint Hegedûs, Károly Ujj Mészáros
REPARTO: Mónika Balsai, Szabolcs Bede Fazekas, David Sakurai 
DURACIÓN: 98 minutos
VALORACIÓN7/10

ENCANTO HÚNGARO A RITMO NIPÓN



A estas alturas es muy difícil encontrarnos con alguna película que consiga sorprendernos, pero si os digo que acabo de ver una película húngara  con números musicales en japonés, estética retro y colorida, surrealismo por doquier, múltiples muertes, humor negro a la europea y alguna cancioncilla en finlandés… ¿Qué os parece? ¿Curioso por lo menos, no? Pues no solamente es curioso y sorprendente, si no que estamos ante una película que emana buen rollo desde su primera escena, una obra encantadora que encandilara a los cinéfilos ávidos de ver algo diferente, eso sí con nada de terror pese a tener muertes, espíritus y maldiciones orientales.


Liza The Fox-Fairy nos sorprende desde sus créditos iniciales en los que nos presenta a Liza, una joven que cuida a la viuda de un embajador japonés en un piso del centro de Budapest y que puede ver al espíritu de un cantante pop nipón que le acompaña por la casa al ritmo de sus canciones. Liza está obsesionada con una novela que narra la historia de una chica que conoce al amor de su vida en una hamburguesería a la edad de 30 años.

Es por ello que el día de su cumpleaños decide ir a una hamburguesería convencida que encontrara al hombre con el que compartirá el resto de sus días. Esto provoca un ataque de celos en el espíritu del cantante nipón que hará todo lo posible para que Liza sea solamente suya, y ello conlleva el matar a todos los hombres que se enamoren de ella. Para romper esta maldición Liza tendrá que encontrar a un hombre que la quiera desinteresadamente, algo a día de hoy casi imposible…


Uno de los principales encantos de Liza The Fox-Fairy es su protagonista Liza, interpretada magistralmente por la húngara Mónika Balsai. Balsai consigue encarnar un personaje frágil y entrañable, idealista y enamoradizo que consigue cautivarnos con cada gesto, mirada o lamento que realiza siendo la autentica reina de esta función.

Destacan también las actuaciones de David Sakurai dando vida al espíritu de Tomy Tani, un cantante japonés de los ochenta que se comunica con la protagonista a través de canciones y que tiene un lado oscuro que llevara a la muerte a más de uno. Pese a que los números musicales pueden resultar algo repetitivos no podemos si no empezar a movernos con lo pegadizas que resultan sus canciones.


El tercero en discordia seria Szabolcs Bede Fazekas que interpreta a Zoltán Zászlós, un agente de policía recién llegado a la ciudad que pasa por penurias económicas y es un amante de la música finlandesa. Zoltán es el encargado de llevar el caso de los asesinatos que rodean a Liza y circunstancias de la vida acaban compartiendo piso y enamorándose poco a poco de ella.

La estética de la película es apabullante, un aire retro se adueña de la pantalla mezclando los colores apagados y marrones de la casa en la que vive Liza con un aire colorido y pop de los exteriores y momentos oníricos que se suceden a lo largo del film. Por otro lado la banda sonora encaja a la perfección con su mezcla de canciones japonesas y finlandesas que convierten el apartado sonoro de Liza the Foz-Fairy en todo una experiencia.


Liza The Fox-Fairy es una bocanada de aire fresco en una industria cinematográfica repleta de remakes, pastiches y secuelas. Seguro que muchos intentaran buscarle similitudes con Amelie, pero estamos ante una película muy diferente a la de Jean-Pierre Jeunet, pese a que las dos son trasmisoras de positividad y sus personajes femeninos son cautivadores, Liza the Fox-Fairy amplía su catalogo de registros ofreciendo una visión oscura del egoísmo de los hombres y dosis de folklore japonés. Gran debut en largometraje de Károly Ujj Mészáros, al que desde ya tenemos apuntado en nuestra agenda de directores a seguir.