13/2/16

HANGMAN



REINO UNIDO, 2015

TÍTULO ORIGINAL: Hangman
DIRECTOR: Adam Mason
PRODUCTOR: Adam Mason, Jeremy Sisto
GUIÓN: Simon Boyes, Adam Mason
REPARTO: Jeremy Sisto, Kate Ashfield, Ty Simpkins
DURACIÓN: 85 minutos
WEB:
IMDB: http://www.imdb.com/title/tt4441422/

VALORACIÓN5.5/10

GRAN HERMANO VIP 2.0.




La familia Miller regresa de vacaciones y se encuentra que alguien ha entrado en su casa a robar. Después de limpiar todo el desastre y continuar con sus vidas, seguirán con el sentimiento de miedo en su cuerpo. Sin embargo, lo que no saben, es que su vida está a punto de convertirse en una pesadilla...
¿Alguna vez os habéis descubierto, casi sin daros cuenta de cómo ni saber muy bien el por qué, mirando hacia la ventana del vecino?  Estoy seguro de que sí. Todos tenemos en el fondo una pequeña parte voyerista y la saquemos más o menos, está claro que uno de los deportes nacionales (y en el mundo entero realmente) es meternos a mirar en las vidas de otros. Solo así se entiende que cada país tenga su versión de Gran Hermano y bata los records de audiencia que bate. De por si el cine no deja de ser otra expresión del lado voyeur que todos tenemos dentro. En mayor o menor grado, nos gusta mirar y a ser posible, sin ser vistos.

Hangman es una título que, bajo esta ideología, nos presenta lo que podría ser cualquier found footage que sigue el esquema de “familia perfecta es acosada por un loco que pone cámaras en toda su casa” y aunque superficialmente eso es todo lo que veremos en ella, creo que la manera en que nos sitúa en el lado del acosador la hace un poco diferente a otras propuestas que tratan el mismo tema. El argumento es tan simple que por no encontrar, no he encontrado ni una sinopsis oficial (hay bastante poco de esta cinta por internet) pero digamos que este hombre se dedica a fingir robos en las casas para, con la excusa de que la puerta esta forzada, instalar cámaras y controlar absolutamente todo lo que ocurre desde su escondite. Vamos, como un reality pero con la peculiaridad de que sus protagonistas no lo saben y que no hay Súper ni tampoco Mercedes Milá, si no alguien bastante más peligroso y sobretodo, paciente.
Una de las cosas que me han llamado la atención de Hangman es que aquí solo vemos a las victimas desde los ojos del acosador; nunca ocurre algo que no esté siendo visto también por él, cosa que si ocurre a la inversa. Pocas veces en este tipo de films y mucho menos en este formato uno ve lo que hace el malo cuando nadie le ve, más bien se aprovecha su omnipresencia para despistarnos de por dónde aparecerá o que hará, cuando aquí lo sabemos de antemano, pero impotentes no podemos hacer más que mirar y esperar a que ocurra. Eso sí, una de las cosas que hay que tener claras antes de sentarse a ver esta película es que la paciencia y la calma son los ingredientes principales del “experimento” cinematográfico. No veremos carreras frenéticas, movimientos de cámara confusos, gritos despavoridos ni situaciones difíciles de entender pero esto tiene un precio a pagar: el desarrollo de la historia.

La cinta de Adam Mason no tiene ningún interés en contarnos algo realmente relevante o aterrador, de por sí, no tiene interés en contarnos nada. Lo que realmente quiere (o eso he percibido yo) es que te sientas como el acosador, tan enganchado a seguir mirando que sin darte cuenta, te veas a ti mismo dándole vueltas a los problemas cotidianos de la familia entrando de esa manera en el juego que te propone. No quiero decir que no ocurre nada de nada, algo hay obviamente, pero si entras pensando en ver como la familia es masacrada y torturada por el psyco-killer de turno te morirás esperando. Esto es un arma de doble filo, ya que uno de los puntos más flojos es esa falta total de chicha, que por muy aposta que esté hecha y por mucho que cumpla con el cometido que se buscaba, a ratos se hace insufrible la sensación de estar viendo una nada constante. Si és cierto que estos momentos se ven compensados cuando el acosador hace sus apariciones, siendo estas las que más impactan por su sencillez y naturalidad a la hora de mostrarlas. No es tanto lo que hace (que excepto al final, son tonterías más para dar paranoia que otra cosa) si no como lo hace, la manera en que les mira dormir o como se mueve sin hacer el más mínimo ruido incluso en pleno día y con la casa al completo. Eso és lo que realmente incomoda de Hangman y lo que la hace destacar.
Otra cosa que me llamo la atención es el reparto lleno de caras conocidas, algo que no es lo normal en este tipo de títulos por eso de darle más credibilidad a los hechos. Jeremy Sisto (Six Feet Under), Kate Ashfield (Shaun Of The Dead), Ty Simpkins (Jurassic World, Insidious) y su hermana en la vida real, Ryan Simpkins, son los integrantes de esta familia e incluso hay un pequeño (minúsculo) cameo de Amy Smart. Pese al detalle de que todos son medianamente conocidos para la mayoría, cumplen bien cada uno con su rol y aportan la naturalidad necesaria para que la historia funcione. No és difícil creer que son una familia.

Puntos positivos: Como experimento voyerista está muy conseguido, tiene una perspectiva algo diferente a otros títulos y transmite naturalidad de principio a fin, algo indispensable para que un found footage funcione. Las apariciones y actos del acosador aunque son contados y se hacen bastante de rogar están bien hechos, impactan y acojonan sin necesidad de golpes de efecto ni de situaciones realmente rebuscadas. La simple sensación de que pudiera pasarte algo parecido ya da suficiente mal rollo como para que la sugestión haga el resto.
Puntos negativos: Como película es bastante cansina y monótona, si no eres demasiado dado a los reality y a ver el día a día de otras personas seguramente te acabará agotando y la espera hasta que ocurre algo es bastante larga. Además una vez llega, ocurre tan rápido y de una forma tan cotidiana (por mal que suene) que apenas da tiempo a asimilarlo. Los actores pese a realizar un buen trabajo son caras conocidas en mayor o menor medida, lo que le puede restar puntos de credibilidad para los más exigentes.