25/6/14

CRYPTSHOW FESTIVAL DEDICA SU EXPOSICIÓN A H.P. LOVECRAFT


El Cryptshow Festival 2014 dedica su exposición colectiva a HP Lovecraft, símbolo indiscutible de la literatura fantástica y, al mismo tiempo, un personaje fascinante. La sala de exposiciones del Centro Cívico Dalt de la Vila de Badalona acoge el homenaje de un puñado de artistas que todavía sueñan con criaturas abisales y mundos imposibles: David Jordan, Inés Ugalde, Benages i Pla, Joan, Sam Delgado, Toni Benages y Gallard, Marta Anais, Jaume Fibla, Javier Moreno, Eduardo Arroyo, Juan Rubí, José Miguel Álvarez, Sam, Mariona Tolosa y sistemas, Oscar Julve, Sónia Pellejero y Xavi Reñé.


Inaugración "H.P. Lovecraft, visiones"
Viernes 27 de junio 19h
Vernissage a cargo de Pastisseria Comas
Centre Cívic Dalt la Vila (C. Germà Bernabé, 1 Badalona)

Howard Phillips Lovecraft nació en Providence (Estados Unidos) el 20 de agosto de 1890 y murió en el mismo lugar el 15 de marzo de 1937 a la edad de 46 años a causa de un cáncer intestinal agravado por la enfermedad de Bright . Tres días después, fue enterrado en el panteón de su abuelo Phillips Whipple Van Buren, en el cementerio de Swan Point. Murió pobre y sin reconocimiento. Ninguna lápida señalaba su tumba. Fue el Círculo de Lovecraft, un nutrido grupo de escritores que tomaron prestado su imaginario, quien evitó que el nombre y las historias de Lovecraft cayeran en el olvido. Incluso crearon una leyenda.

Lovecraft fue un niño prodigio: recitaba poesía a los dos años, leía a los tres y escribía con sed. A los trece formó la Agencia de Detectives de Providence. A los quince creó su primera obra teatral. A los dieciséis escribía una columna de astronomía para el Providence Tribune. Y a pesar de ello, y debido a sus problemas de salud, no asistió al colegio hasta los ocho años. Un año después lo dejó.

Su vida cambió después de la muerte de su abuelo materno, en 1904. Abandonó el hogar y vivió como un ermitaño, casi sin contacto con el mundo exterior. Sólo con su madre. Dicen que lo sobreprotegió hasta límites demenciales.

Aunque sus historias se habían hecho un hueco en publicaciones como Weird Tales, Lovecraft se vio obligado a aceptar pequeños encargos, que solían consistir en retocar escritos de otros autores. Así conoció a muchos de los literatos que después formarían el llamado Círculo de Lovecraft: Robert E. Howard, Clark Ashton Smith, Robert Bloch, Frank Belknap Long o August Derleth. A pesar de sus esfuerzos como escritor, el final de su vida estuvo rodeado de pobreza. Sus últimas obras fueron incrementando en longitud y complejidad, lo que dificultó su venta. Se vio obligado a trabajar de escritor fantasma.

Hoy, Lovecraft es un símbolo incuestionable de la literatura fantástica. Sus textos, especialmente los Mitos de Cthulhu, han extendido su influencia en el tiempo y el espacio; en las novelas, en las películas, en los videojuegos, en los cómics, los dibujos animados y
en la música en canciones como The Thing That Should Not Be de Metallica inspirada en el libro La Sombra Sobre Innsmouth y que podéis escuchar a continuación.