16/7/16

BEFORE I WAKE



ESTADOS UNIDOS, 2016

TÍTULO ORIGINAL: Before I Wake
DIRECTOR: Mike Flanagan
PRODUCTOR: Sam Englebardt, Trevor Macy
GUIÓN: Mike Flanagan, Jeff Howard
REPARTO: Jacob Tremblay, Thomas Jane, Kate Bosworth
DURACIÓN: 97 minutos
WEB: https://www.facebook.com/BeforeIWakeMovie
IMDB: http://www.imdb.com/title/tt3174376/

VALORACIÓN7/10

SUEÑOS, PESADILLAS Y TRAUMAS



Jessie y Mark son un matrimonio que deciden adoptar a un adorable y dulce niño de 8 años llamado Cody. Sin que ellos lo sepan, Cody tiene pavor a quedarse dormido. No tardarán en descubrir la verdadera razón, los sueños de Cody se manifiestan en la realidad cuando duerme. Algunas veces disfrutan de la increíble imaginación de Cody, pero también la horrible naturaleza de sus terrores nocturnos. Para salvar a su nueva familia, Jessie y Mark se embarcarán en una peligrosa búsqueda para descubrir la verdad tras las pesadillas de Cody.

Poco a poco Mike Flanagan ha ido haciéndose un nombre en lo que a cine de género se refiere. Primero fue Absentia (2011), que paso bastante desapercibida para el público general (yo mismo no la vi hasta hace unos días) pese a ser un título de lo más interesante y que aprovecha al máximo todos los recursos de los que dispone a pesar de su mínimo presupuesto. Luego vino Oculus (2013), titulo con el que se ganó la fama que hoy tiene (aunque personalmente es la que menos me gusta de toda su filmografía) y que le abrió puertas para, entre otras cosas, dirigir la secuela del taquillazo Ouija (si, ese desastre fue un taquillazo) y facilitar la salida de títulos suyos algo más personales y sin grandes productoras detrás, títulos como Hush o el que hoy nos ocupa, Before I Wake.


Estoy bastante convencido de que si el nombre de Mike Flanagan no estuviera detrás de todo, nunca me hubiera acercado a esta película. El argumento y la formula "Guillermo Del Toro" (entre cuento infantil, drama familiar con algo de terror, véase MAMA) no es un tono que me interese especialmente y pese a tener sus virtudes, suele dejarme bastante a medias en todos los campos. Pero si algo rescato de todos los trabajos de Flanagan es su buen hacer tanto en la escritura del guion como en la realización tras las cámaras, haciendo que incluso cosas que no me llaman demasiado la atención terminen convenciéndome y dejándome satisfecho, y eso es algo que por suerte se mantiene en Before I Wake.

Como queda claro ya desde que se lee su sinopsis, Before I Wake no es título que entre directamente en la categoría de cine de terror. La película juega con varios géneros, desde el drama de la pareja que ha perdido a su hijo y lo superan cada uno a su manera, hasta el propio drama de Cody y la mezcla de dudas y fantasía que hay en su cabeza, pasando también por sus pesadillas, que es lo que le da a la película esas pinceladas de cine de género que, sin ser las protagonistas de la función, cuando ocurren cumplen de maravilla con su cometido. El batiburrillo de géneros creo que queda bien compensado y todo ello se debe a que el guión esta perfectamente resuelto, avanzando sin prisas hacia un desenlace que lo deja todo bien claro, sin agujeros ni lagunas visibles y con la sensación de que todo encaja de maravilla dentro del universo de cuentos y pesadillas que Flanagan ha creado.


El ritmo es lento y no es una película que tenga escenas demasiado tensas, se centra sobre todo en el drama que vive cada personaje y el enfoque que le dan a todo lo que ocurre, siendo esto algo que podría echar para atrás a los que busquen la nueva Oculus o vengan de ver Hush (que nada tienen que ver con esta), incluso puedo decir que a ratos el ritmo hace que cueste seguir avanzando la trama pero al margen de eso no veo grandes defectos.

A nivel interpretativo tampoco tengo ninguna queja: Kate Bosworth no es una actriz que me suela gustar pero aquí cumple bien con su rol, al igual que el conocido Thomas Jane, ambos convincentes en sus papeles de padres preocupados enfrentándose  a algo que no conocen. Pero si hay alguien que destaca ese es Jacob Tremblay, a quien este año pudimos ver en la maravillosa Room y que aquí, sin llegar a los mismos niveles (aunque hasta donde sé, Before I Wake se rodó antes que aquella) defiende a la perfección su papel, pasando de niño tierno y desvalido en una escena, a llegar a incomodar en otras por sus extraños dotes, haciendo dudar al espectador si debe preocuparse por el o si lo más sencillo seria quitárselo de en medio. No es ningún secreto que este niño tiene mucho futuro por delante.


Before I Wake no inventa nada a nivel de formula (como ya digo bebe mucho de Guillermo Del Toro y su estilo) pero la buena dirección de Flanagan, junto a un guion bien resuelto y con alguna sorpresa puntual y al buen hacer de todo su reparto la hacen un título bastante interesante de ver pese a que su ritmo a ratos no acompañe ni lo ponga fácil. No esperéis grandes sustos ni escenas angustiantes o cargadas de suspense, Flanagan nos habla en este caso de los dramas personales, ya sean unos padres tras la pérdida de su hijo o un niño que no entiende lo que le pasa y vive continuamente asustado, creando así una historia que más que terrorífica (que algo tiene también) se vuelve emotiva según vamos descubriendo todos los detalles que nos van revelando. Como apunte final, para los que estéis interesados, la película podrá verse en octubre en la próxima edición del Festival de Sitges.

Lo mejor: El combo dirección/guion (marca Flanagan), el final y Jacob Tremblay.

Lo peor: Si se busca una historia exclusivamente de terror, lo más seguro es que terminéis mosqueados o aburridos. El ritmo tampoco ayuda demasiado a hacer fácil su visionado.