9/7/16

BASTARD



ESTADO UNIDOS, 2015

TÍTULO ORIGINAL: Bastard
DIRECTOR: Powell Robinson, Patrick Robert Young
PRODUCTOR: Lauren Bates
GUIÓN: Patrick Robert Young
REPARTO: Rebekah Kennedy, Ellis Greer, Dan Creed
DURACIÓN: 82 minutos
WEB: http://www.bigbadfilm.com/
IMDB: http://www.imdb.com/title/tt3946300/

VALORACIÓN4/10

INDIE-SLASHER FALLIDO




Cinco extraños, todos ellos con problemas psicológicos y algunos incluso criminales, se verán involucrados con un psicópata enmascarado que irá acechándolos y asesinándolos uno por uno en una casa rural aislada.

Un grupo de personajes variaditos con personalidades bastante turbias, una casa/hostal rural y un asesino con máscara de nenuco son los tres ingredientes que forman Bastard, un slasher de bajo presupuesto con pintas de cine indie que, pese a salirse en un primer momento de los cánones clásicos de este tipo de películas, al final termina siendo más de lo mismo y no precisamente bien resuelto. No es que la formula típica del slasher me canse (todos sabemos lo que vamos a ver cuando vemos un título de esta categoría) pero la idea de que no hubiera una rubia tonta, un chulito, un gracioso y una chica lista y virginal me llamaba bastante la atención por el tema de aportar frescura a un subgénero que poco o nada nuevo tiene ya que ofrecer. Si además les añadimos un lado oscuro a todos los protagonistas, llegando a dudar sobre si alguno de verdad tiene buen fondo, la cosa se pone interesante.


El inicio de la película y todo su planteamiento se sale (un poco, sin pasarse) de lo común y da esperanzas de que veremos algo diferente (sea bueno o malo, eso ya es otra historia) según vamos conociendo a los personajes, más propios de un thriller indie que de un slasher al uso. Todos ellos tienen algún asunto turbio o extraño detrás y excepto uno de ellos, el resto no parecen ser precisamente buenos samaritanos. Cuando, por varias coincidencias, terminan  todos reunidos en una casa en mitad de la nada, uno espera que esas personalidades choquen y creen conflictos al margen de si hay o no un psyco-killer rondando por ahí dispuesto a despedazarlos de forma horrible, pero es a partir de ahí cuando la película comienza su declive. Según se desarrollan los hechos nos damos cuenta de que da igual todo el pasado de los personajes y sus personalidades, caen como carne de cañón cuando les llega el turno y todo vuelve a los lugares que conocemos de sobra, y no solo eso, sino que además como slasher Bastard deja bastante que desear en algunos campos.


Las muertes, algo imprescindible en estos films, pese a contar con efectos artesanales y huir del CGI no son demasiado llamativas, la primera de ellas (el momento espalda) apunta bastante alto pero el resto no están a la altura, quedando bastante light en comparación. El ritmo es bastante plano y a la trama le cuesta arrancar aunque eso para mí no supuso un gran problema, si lo fue la falta de definición que tiene el tono de la cinta, bastante variable según la escena y que al final acabo mareándome. A ratos se toma muy en serio a si misma al tratar asuntos de los personajes pero luego encontramos una escena a cámara lenta con una víctima pegándole al asesino con un gran dildo morado mientras suena el coro Ave María de fondo.

Ambos tonos me gustan pero mezclados de esa manera uno no sabe al final como tomarse la película y eso descoloca. La parte del asesino tampoco destaca especialmente, no solo es predecible saber quién es, sino que además sus motivaciones no son demasiado interesantes, mezclando malos tratos, trastornos mentales y hasta canibalismo.


A nivel artístico encontramos de todo, ninguno de los interpretes ganara nunca un Oscar pero algunos defienden la papeleta como pueden, mientras otros se pasean entre lo soso y lo sobreactuado según lo requiera la escena. La dirección es irregular, se nota la poca experiencia tras las cámaras, ya que a ratos a uno le cuesta ubicarse pero esto es perdonable teniendo en cuenta que es su primera película. Como ya digo la idea de la que parten me gusta y creo que con más experiencia y una segunda mitad mejor orientada y aprovechando bien los ingredientes que tenían, podrían haber sacado un título bastante interesante que mezclara el género indie y el slasher aprovechando lo mejor de cada uno. 

Lástima que al final Bastard se quede en un planteamiento algo diferente y una idea curiosa, pero que según avanza va perdiendo enteros y una vez terminada no pase de mediocre. He visto cosas mucho peores con fórmulas más sencillas de llevar a cabo y valoro que quisieran arriesgarse, pero en este caso la cosa se les ha quedado a medio camino en ambos géneros.

Lo mejor: La idea inicial, intentar (de primeras) alejarse de los clichés y la muerte del lago.

Lo peor: La falta de un tono más definido, algo más de ritmo y que las esperanzas que pueda dar de primeras al final desaparecen, dando pie a lo mismo de siempre en versión mediocre.