3/4/13

THE GIRL



ESTADOS UNIDOS, 2012

TÍTULO ORIGINAL: The Girl
DIRECTOR: Julian Jarrold
PRODUCTOR: BBC y HBO
GUIÓN: Gwyneth Hughes
REPARTO: Toby Jones, Sienna Miller, Imelda Stuanton
DURACIÓN: 91 minutos

VALORACIÓN: 6/10

LAS RUBIAS SON LAS MEJORE VÍCTIMAS


HBO, la cadena de televisión por cable responsable de algunas de las series más populares del panorama televisivo actual como “True Blood”, “Boardwalk Empire” o “Juego de tronos”, en asociación con la británica BBC es la responsable de “The Girl”, un telefilm de Julian Jarrold en torno a la relación profesional y personal de Alfred Hitchcock (interpretado por Toby Jones) con la actriz Tippi Hedren (Sienna Miller) durante la filmación consecutiva de “Los pájaros” (“The Birds”, 1963) y “Marnie, la ladrona” (“Marnie”, 1964).

The Girl” parte del libreto de la guionista televisiva Gwyneth Hughes, basado a su vez en el libro de Donald SpotoSpellbound by Beauty: Alfred Hitchcock and his leading ladies” (2009), quien además ha participado como asesor en el film. Cabe destacar que la propia Tippi Hedren reveló al biógrafo el infierno personal por el acoso sexual al que le sometió Hitchcock. Dejando de lado las recientes declaraciones de la actriz, de 82 años, tras la presentación de “The Girl”, en agosto de 2012, asegurando que arruinó su carrera pero no su vida (“Era malvado, pervertido, casi hasta peligroso”, declaraciones recogidas por El País el 23 de octubre del año pasado), el telefilm de Jarrold es atractivo a la vez que precario en sus tesis planteadas. Precario porque no deja lugar al suspense y se obvia una de las reglas del cineasta: cuanto más se deja a la imaginación, más emoción.


Además, la manera en que se desarrolla la película es fascinante pero en ocasiones parece más un rotativo amarillo que una película seria. Sin tapujos se pone un gran énfasis en mostrar a Hitchcock como un acosador sexual, hasta el punto de que, en un momento del rodaje de “Los pájaros”, llegamos a asistir a un momento tan embarazoso como ver al director intentando besar violentamente a Hedren en la parte trasera de su coche, obligando a la joven actriz a huir del vehículo despavorida, como si decenas de pájaros la atacaran. Este es uno de los momentos más vergonzosos, pero hay muchos más: las constantes y diversas insinuaciones de Hitch hacia su actriz (“tócame, nadie nos puede ver”, le dice en una ocasión), las llamadas telefónicas a su casa a horas intempestivas llegándole a confesar temas tan personales como que se casó con su mujer solo porque ella se lo pidió, como le describe el momento en que Marnie es desnudada por su marido en su noche de bodas dejando claro el deseo del realizador de ver a su actriz desnuda, la confesión de Hitch a su ayudante Jim Brown (Carl Beukes) que es impotente y que su esposa Alma Reville (Imelda Staunton) es la única mujer con la que ha hecho el amor en toda su vida...


Podría hacerse una lectura positiva del comportamiento inadecuado de Hitchcock. Tal vez que los momentos culminantes del acoso del cineasta sobre Hedren coinciden con la filmación de algunas de las más importantes escenas de “Los pájaros” y “Marnie, la ladrona” y que la conducta también formaba parte de una deliberada estrategia de estimulación, destinada a conseguir las necesarias reacciones de Hedren ante la cámara que permitan paliar su inexperiencia como intérprete dramática (Tippi era modelo). Sin embargo, en el fondo todo eso no es cierto. “The Girl” es cruda a la hora de presentar las obsesiones de Hitchcock con las rubias, con su protagonista.

Otro aspecto interesante de “The Girl” es la dirección de Jarrold que lleva a cabo con encuadres hitchcochianos, como los planos generales en semipicado sobre las oficinas del director o sobre el propio Hitch en el jardín de su casa, un par de planos con cámara móvil que recorren la casa de Hedren o el plano general en picado y vertiginoso sobre el hueco de la escalera de una vivienda, por la cual vemos subir a Hitchcock. Todo ello nos informa hasta que punto Hitchcock impregna la película y todos y cada uno de los movimientos de Hedren, en su vida profesional y privada.

Una mención especial merece la interpretación que realiza Sienna Miller como mujer divorciada y con hija, modelo rubia natural de origen sueco sin experiencia en rodajes, que no sabe moverse en el set, que no tiene pareja, que no se quedará embarazada (en palabras del director, preocupado por este tema desde lo que le sucedió con Vera Miles) y que sufre el acoso de su jefe en silencio ante la posibilidad cierta de convertirse en una gran estrella de cine. Pero quien sin duda destaca es Toby Jones, genial en su caracterización como Hitchcock que nada tiene que envidiar de la realizada por Anthony Hopkins en “Hitchcock” (Sacha Gervasi, 2012).

LO MEJOR: A diferencia que en “Hitchcock”, en esta película si que vemos al director dirigir en bastantes ocasiones. Destaca la escena del ático de los pájaros (reales todos ellos) atacando a la actriz, viniéndole de sorpresa, que se tardó cinco días en rodar, a diferencia de lo prometido: un día de rodaje y con pájaros mecánicos y efectos especiales.

LO PEOR: En el retrato de Hitch hay cierto aire de prensa amarilla destapando sus miserias.


3 comentarios:

Charly Hell dijo...

Sienna Miller me pega más como musa de Hitchcock que Scarlett. Tiene un aire más clásico. La película no la he visto.

Saludos.

MISTER HORROR dijo...

Pues míratela porque es una gozada.

HateLove dijo...

Pues yo también le daré una oportunidad, ya que no acababa de llamarme la atención pero tu critica ha conseguido despertarme interés.

Un saludo!