29/4/13

SKY CAPTAIN Y EL MUNDO DE MAÑANA



ESTADOS UNIDOS, 2004

TÍTULO ORIGINAL: Sky Captain and the World of Tomorrow
DIRECTOR: Kerry Conran
PRODUCTOR: Jon Avnet, Sadie Frost, Jude Law
GUIÓN: Kerry Conran
REPARTO: Gwyneth Paltrow, Jude Law, Giovanni Ribisi
DURACIÓN: 106 minutos

VALORACIÓN: 6/10

INTERESANTE PERO FALLIDA



Famosos científicos de todo el mundo están desapareciendo misteriosamente, y la reportera del Chronicle, Polly Perkins (Gwyneth Paltrow) y el experto aviador Sky Captain (Jude Law) lo están investigando. Arriesgando sus vidas, viajan a lugares exóticos, pero ¿podrán detener al malvado doctor TotenkopfLaurence Olivier!), cuyo objetivo es destruir la Tierra? Para cumplir su misión cuentan con la ayuda de Franky Cook (Angelina Jolie), comandante de un escuadrón femenino, y de un genio de la tecnología (Giovanni Ribisi).

Sky Captain y el mundo del mañana”, del entonces debutante Kerry Conran, es un interesante y a la vez extraño film de ciencia ficción que combina el pasado y el futuro. El pasado porque la estética general de la cinta se inspira en las ilustraciones de publicaciones pulp de entre 1920 y 1940 como Wonder Stories, Future Science Fiction, Astounding Science Fiction o la mítica Startling Stories, y seriales fílmicos de serie B como “Los tambores de Fu Manchu” (1940), “Flash Gordon” (1936), “Flash Gordon conquista el universo” (1940) o “Marte ataca a la Tierra” (1938). El futuro porque la película ha sido rodada prácticamente sin decorados, con las más modernas técnicas digitales y en el relato observamos naves y robots futuristas.


Kerry Conran, realizador y guionista de la cinta, nos ofrece su peculiar renovación del cine de ciencia ficción, que como norma siempre mira al futuro, porque “Sky Captain y el mundo del mañana” ejerce una visión del futuro hacia el pasado. Esto lo contemplamos en su esplendor en la secuencia del primer ataque de los robots gigantes a la ciudad de Nueva York de los años 20 o 40. Unos robots, por cierto, también bastante retro.

Todo el film es un experimento de su director tan curioso y extraño que merece al menos un visionado. Sin embargo, puede que para atrapar al espectador el film necesite algo más que las ciertas dosis de humor sobre la batalla de los sexos (las espurias rencillas entre Sky Captain y Polly a causa de un oscuro lance sentimental ocurrido años antes en Shanghai) o las escenas de batalla que nos ofrece. Tal vez lo que más falla son las interpretaciones de los actores, algo forzados por estar actuando en un mundo reconstruido de manera totalmente virtual.


Insistiendo en su defensa, “Sky Captain and the World of Tomorrow” tiene una interesante fusión de estética pasada y futura con esas naves voladoras y robots, esa fotografía virada en sepia y blanco y negro, ese look oscilante entre el art noveau y el naïf más desaforado o ese reparto bizantino de papeles morales, ya que los buenos son buenísimos -Joe Sky Captain Sullivan (Jude Law), Polly Perkins (Gwyneth Paltrow), Dex Dearborn (Giovanni Ribisi) o la capitana Francesca Franky Cook (Angelina Jolie)- los malos muy malos -la Mujer Misteriosa (Ling Bai) y su amo, el Dr. Totenkopf, intepretado por Laurence Olivier mediante fotografías y planos de archivo manipulados digitalmente-.

Puede que no guste ya que los escenarios miran al pasado empezando por el avión que pilota Joe Sky Captain, pero también puede que por ello sea más atractiva. Todo depende del público. Si usted es de los que admira la ciencia ficción porque mira hacia un futuro en ocasiones lejano o incluso muy ficticio esta no es su película. De todos modos hágase un favor y véala.


La película se rodó íntegramente con cámaras digitales de alta definición en Los Ángeles y en los Elstree Studios en Gran Bretaña en tan sólo veinticinco días, entre marzo y abril de 2003. Como dato curioso, la actriz Angelina Jolie sólo participó en tres días de rodaje de la película. Su postproducción, por otra parte, fue otra cosa. Duró casi un año elevando el coste a los setenta millones de dólares aproximadamente.

Para acabar y en su contra, el film de Kerry Conran presenta una historia mínima y llena de clichés. Que esto no tire para atrás a nadie. Es una realidad que se observa desde el principio y que desgraciadamente todo lo bueno que contiene, que no es poco, no logra disimular. Puede que dé la sensación de estar viendo un interesante experimento fallido al encontrarse toda esa estética maravillosa de la cinta acompañada de un guión algo flojo. Lo que vemos es fascinante lo que nos cuenta no lo es tanto. Así de simple. Una lástima.  


2 comentarios:

Copos de fresa dijo...

Cuatro semanas sin actualizar??? Se acabó el blog??? :_(

HateLove dijo...

Ya estamos de vuelta Copos de Fresa!!! Se han alargado un poco las vacaciones…jaja