21/9/16

31



ESTADOS UNIDOS,  REINO UNIDO, 2016

TÍTULO ORIGINAL: 31
DIRECTOR: Rob Zombie
PRODUCTOR: Michael Sherman, Kathryn Robson
GUIÓN: Rob Zombie
REPARTO: Sheri Moon Zombie, Richard Brake, Meg Foster
DURACIÓN: 102 minutos
WEB: http://robzombie.com/movies/31-movie/
IMDB: http://www.imdb.com/title/tt3835080/

VALORACIÓN7.5/10

ZOMBIE EN MODO FAN-SERVICE




El 30 de octubre de 1975, cinco trabajadores de una feria de pueblo son raptados y mantenidos como rehenes una noche antes de Halloween, y son llevados a un recinto secreto llamado «Murder World». Allí se les informa que deberán participar en un juego denominado «31», cuyo objetivo es sobrevivir durante doce horas. Esto les resultará difícil porque en «Murder World» ellos no están solos, de hecho, serán acosados por una violenta pandilla de payasos asesinos.

Desde que 31 se estrenó en Sundance el pasado mes de enero y fue abucheada por los asistentes, el último trabajo de Rob Zombie ha ido levantando miedos y esperanzas a partes iguales. Esto no es nada nuevo si hablamos del realizador, casi todas sus películas (6 hasta la fecha) han sido de las que dividen al público en defensores y detractores de su particular visión del cine de terror y su personal forma de llevarlo a cabo. El que aquí escribe entraría dentro de los primeros. Y es que aunque Zombie tiene sus defectos, creo que es un director con un estilo que dentro de sus registros se desenvuelve de maravilla, que no destaca especialmente por su originalidad ni la profundidad de sus historias, pero siempre suelen ser lo que el quería que fueran, y que domina como nadie el género del Grindhouse y el explotation setentero. Y 31 es exactamente eso: un explotation al estilo Zombie sin pretensiones de llegar a ser algo más.


El argumento de 31 se resume a lo que dice la sinopsis: un grupo de feriantes es secuestrado la noche antes de Halloween por un grupo de sádicos que los obligaran a participar en un juego macabro en el que serán asediados por varios payasos psicópatas en un lugar llamado Murder World, con la posibilidad de ser liberados si siguen vivos tras pasar 12 horas. Esto es todo lo que la película ofrece y Zombie se centra en ello sin querer meter más trama de la necesaria ni giros de guion absurdos o demasiado complejos.

Es un juego del gato y el ratón donde la gracia reside en descubrir al próximo enemigo que aparecerá, dejarse llevar por el propio lugar (de la ambientación hablaré más abajo) e intentar calcular (como si nosotros mismos fuéramos los apostantes) quien será el próximo en caer y la forma en que lo hará. Si alguien intenta buscarle algo más que eso a 31, casi mejor le recomiendo que no se acerque mucho a ella, porque la decepción está asegurada.


Como pone en la ficha, esta película es un Rob Zombie en modo fan-service y en ella encontraremos todo lo que caracteriza a este director y lo que, en su mayoría, nos gusta a sus defensores, empezando por una ambientación estupenda del lugar donde ocurre la acción, una especie de fábrica o complejo industrial abandonado en el que cada sala parece ser un recoveco de la mente de Zombie. En él encontraremos zonas que nos resultaran familiares de otros títulos suyos y mucha imaginación a la hora de decorar y crear esa especie de mundo de pesadilla. Todo tiene un aspecto macabro, sucio y perverso, acompañando perfectamente la caracterización de los enemigos y dando pie a que cualquier salvajada sea posible allí dentro.

Unos enemigos que vienen con aspecto de payaso (que como sabemos todos, son la debilidad del director) y que sin llegar ninguno a los niveles del capitán Spaulding (ese será siempre su payaso más recordado, de eso no tengo dudas) están bastante bien y todos tienen su propia personalidad a pesar de que alguno (en especial la pareja de Death-Head y Sex-Head) tenga un tiempo bastante limitado en pantalla. Pero si hay uno de todos ellos que destaca por encima del resto, ese es Doom-Head. Si por casualidades de la vida fuera yo el que termina dentro de ese lugar en la vida real, estoy seguro de que no querría que fuera él quien me matara.


En cierto modo, 31 recuerda bastante a los inicios de Zombie, tiene ese aspecto císquense y como de pasaje del terror donde lo que prima es lo salvaje y la falta de moralidad (de eso la peli cargadita, ya sea en forma de imágenes, referencias o chistes retorcidos) por encima de la historia en sí misma, algo parecido a lo que ocurría con su opera prima, La Casa de los 1000 Cadáveres (2003). Ojo, eso sí, que nadie se espere encontrar aquí la nueva Los Renegados del Diablo por que no se le acerca ni en salvajismo ni en carisma, que era algo que en aquella rebosaba. Los payasos de Murder World no son la familia Firefly y no creo que Zombie lo intente siquiera, son solo sádicos sin más profundidad, que lo único que quieren es cazar a todo lo que se les ponga por delante y que nos regalaran algunas muertes bastante burras (tanto de los protagonistas como de ellos mismos, que aquí reparten y reciben todos sin excepción) y unos efectos artesanales de la vieja escuela de esos que tantos nos gustan pero que, por desgracia, a ratos nos costara un poco apreciarlos bien. Esto se debe a dos motivos. El primero, que el trabajo de cámara es algo mareante y confuso en las escenas de acción y hay peleas en las que uno se queda algo perdido intentando ver quien va ganando o de quien es la sangre que salpica. El segundo (y este no es culpa de Zombie sino de la puñetera MPAA) es la evidente censura que tienen algunas escenas para evitar a toda costa la temida calificación NC-17.

Con esto no quiero decir que el gore este recortado, haberlo lo hay, pero se nota que hay planos recortados para poder estrenarla en cines y algunas muertes ocurren fuera de plano (no sé si porque era así, o si Zombie tuvo que quitarlas para llegar a la R) pero esto no es nada que se pueda arreglar más adelante con un Director's Cut. Algo que personalmente espero con muchas ganas y que el propio Zombie confirmó que saldría más adelante.


Si hablamos de historia, la cinta tampoco es que destaque demasiado más allá de su premisa y casi todos los personajes son bastante antipáticos (marca de la casa) haciendo mucho más fácil el pasarlo bien una vez llega la matanza. El reparto, mezcla de caras habituales en su cine con otras diferentes, cumple lo justo y necesario para el tipo de film que es 31, muchos destacan más por su caracterización (un irreconocible Malcolm McDowell o Pancho Moler como el polémico Sick-Head) que por su actuación, destacando eso sí, a Richard Brake como Doom-Head que protagoniza un par de monólogos bastante buenos (sobre todo el que abre la película), aunque luego en la práctica nos quedemos con ganas de ver un poco más.

Su parte final es demasiado simple y algo falta de clímax, dejando bastante para nuestra imaginación una vez termina el juego y empiezan los créditos. Tampoco sabremos gran cosa de los que están detrás de ello, de por si una de las preguntas que me hice durante todo el rato fue como sabían ellos lo que ocurría sin haber cámaras ni ningún tipo de dispositivo que les  indique como avanza la partida, pero no creo que sea algo que de demasiado dolor de cabeza si no buscamos más allá del espectáculo que la película nos quiere ofrecer. 


En definitiva, 31 tiene todos los aciertos y fallos habituales del cine de Rob Zombie, siendo casi un fan-service de sí mismo en el que ha metido todo lo que le gusta y que nosotros queremos ver en un título suyo. Cierto que el guión no es su mejor baza y sus personajes no tienen tanta gracia como en su primeros trabajos, pero ha conseguido traer de vuelta ese aura gamberra y depravada que tenían sus primeras obras, pese a no llegar al nivel de las mismas. No ha buscado revolucionar ni hacer algo diferente (como si quiso hacer con su anterior película The Lords Of Salem, odiada y amada a partes iguales), simplemente ofrece un pasaje del terror que no busca más que divertir y referenciar sus anteriores trabajos. No es su mejor película, pero tampoco creo que sea de las peores, es puro entretenimiento y salvajismo, las dos cosas que caracterizan al director. Estoy seguro de que cuando 31 se estrene en el Sitges de este año ocurrirá de nuevo esa división de opiniones que tanto caracteriza todos sus estrenos, yo de momento y hasta nueva obra, sigo estando en el lado defensor.

Lo mejor: si te gustan sus otras películas está seguro que te hará pasar un buen rato. Buena BSO, una ambientación muy cuidada, escenas salvajes (pese a los recortes) y demás elementos que suele tener el cine de Zombie. Un explotation sangriento, divertido y macabro.

Lo peor: si por el contrario, no te gustan sus otras películas, no encontraras nada nuevo o diferente en 31. El guión se podría resumir en un post-it, el reparto no pasa de justito y toda la parte final queda algo a floja en comparación con lo visto anteriormente. Algo más de clímax hubiera quedado mucho mejor y se nota que han metido mano con la tijera.

4 comentarios:

Renaissance dijo...

En general me ha gustado: después de dos o tres películas suyas, uno se hace una idea de lo que hay, no es un director del que esperara un total cambio de registro. Se ha quedado con una idea muy básica que es la de un espacio cerrado, una persecución y violencia a raudales, donde lo mejor ha sido la estética enfermiza, lo desconcertante de ver a Malcolm McDowell rebozado en polvos de arroz, y sobre todo Doomhead, un villano inolvidable.

nikofb dijo...

Buenas Renaissance!

Estoy de acuerdo contigo, Zombie tiene su registro y lo explota a su manera sin variar demasiado, pero sacándole partido a sus fuertes que son la estética y la violencia. No es su mejor película pero entretiene y en su estilo funciona muy bien.

McDowell esta irreconocible si no fuera por la voz jaja y Doom-Head da muy mal rollo, casi más por lo que dice (y como lo dice) que por lo que hace.

Un saludo y gracias por pasarte!!

HateLove dijo...

uffff que ganas le tengo y todavía me faltan tres semanas para verla en Sitges... espero que la espera valga la pena!

nikofb dijo...

Buenas HateLove!!

Creo que si consigues controlar el hype (que siempre es muy puñetero) estoy casi seguro de que la disfrutarás.

No llega al nivel de sus mejores obras (para mi, las 2 Halloween y Los Renegados del diablo) por que más basica y sencilla, pero en su rollito de entretenimiento gamberro y festivalero creo que cumple de sobra.

Tengo ganas de que la veas a ver que te parece!

Un saludo!!