21/4/17

NUNCA DIGAS SU NOMBRE



ESTADOS UNIDOS, 2017

TÍTULO ORIGINAL: The Bye Bye Man
DIRECTOR: Stacy Title
PRODUCTOR: Simon Horsman, Jeffrey Soros
GUIÓN: Jonathan Penner
REPARTO: Douglas Smith, Lucien Laviscount, Cressida Bonas
DURACIÓN: 96 minutos
WEB: http://stxmovies.com/thebyebyeman/
IMDB: http://www.imdb.com/title/tt4030600/

VALORACIÓN4/10


NO LA VEAS, NO LA VEAS



The Bye Bye Man parecía el típico slasher para ver sin muchas pretensiones y disfrutar de unas cuantas muertes en pantalla a manos de un intrigante killer, pero por desgracia para el espectador intenta ir algo más “allá” de eso y lo hace de manera absurda y aburrida.

El film comienza con un prologo que nos sitúa en Wisconsin (¿Por qué todo lo chungo pasa en Wisconsin?) en el año 1969 donde se nos presenta a un hombre obsesionado con acabar la vida de todas las personas que hayan escuchado el nombre de Bye Bye Man, incluida la suya propia.


A continuación nos trasladamos a la actualidad donde tres jóvenes universitarios deciden irse a vivir juntos y para ello alquilan una gran casa en la que compartirán el tiempo que les queda de carrera. Una vez allí, y tras los típicos ruiditos misteriosos de rigor, uno de los protagonistas descubre el nombre de Bye Bye Man oculto en una mesita de noche acompañado de las frases “Don’t Think It” “Don’t Say It”. Este descubrimiento despierta a un ente maléfico que se instalara en la mente de los protagonistas e influenciara en sus pensamientos y su percepción de la realidad hasta llevarlos al extremo e intentar provocar que acaben matándose entre ellos.

Sin duda el potencial del asesino de Bye Bye Man es inacabable, un ente que se propaga como una enfermedad contagiosa ya que si eres conocedor de su nombre se apodera de ti y poco a poco destrozara tu mente hasta llevarte a la muerte. Lamentablemente la película no solamente no consigue explotar este potencial si no que es incapaz de presentarnos al personaje de manera correcta, no sabemos de dónde proviene, cuáles son sus intenciones ni porque siempre va acompañada del sonido de un tren y un perro.


El desarrollo de la película se vuelve repetitivo, no acaba de explotar por ningún lado debido a su carencia de mala hostia, se centra en su trío protagonista, sus relaciones y no ofrece ningún momento de terror o muerte destacable hasta sus últimos minutos, que sin ser una maravilla suben bastante el nivel de lo visto hasta ese momento.

La película no tarde de cargarse de molestos tópicos del género: la amiga capaz de conectar con el más allá, la detective de policía obsesionada con el caso, la anciana que conoce toda la verdad… todo ello cogido por los pelos con personajes sin ningún tipo de carisma que se suman a la sosería y mediocridad de los tres personajes principales del film. El rostro más conocido del reparto es una Carrie-Anne Moss en horas bajas que da vida a la detective Shaw.

The Bye Bye Man ha sido toda una decepción, no es que mis expectativas con ella fueran excesivamente altas pero si es cierto que esperaba ver un entretenido slasher con un killer que podía llegar a convertirse en el icono de una nueva saga y me he topado con un intento de terror paranormal sin ningún tipo de punch y con un killer desaprovechado.


2 comentarios:

Raúl Calvo dijo...

En su mayor parte coincido con la crítica para la versión cinematográfica. Sin embargo, no hace mucho salió en Estados Unidos una versión sin censurar (originalmente fue concebida como R pero debido al interés de los adolescentes se cortó para que fuera PG-13), y esta versión sin censurar, con su sangre, sus palabrotas y su muy breve escena de sexo, está bastante bien. No es una maravilla pero resulta más entretenida y convincente que la versión para mayores de 13 años.

HateLove dijo...

Buenas Raúl!

Interesante aportación, no tenía ni idea de la existencia de esa versión que comentas, será cuestión de darle un vistazo a verr si mejora la cosa!

Saludos