30/3/13

LOS ÚLTIMOS DÍAS



ESPAÑA, 2013

TÍTULO ORIGINAL: Los Últimos Días
DIRECTOR: David Pastor, Àlex Pastor
PRODUCTOR: Mercedes Gamero, Alberto Marini, Pedro Uriol
GUIÓN: David Pastor, Àlex Pastor
REPARTO: Quim Gutiérrez, José Coronado, Marta Etura
DURACIÓN: 100 minutos

VALORACIÓN: 4/10

REFLEXIONES EN LA BARCELONA AGORAFOBICA

Agorafobia: “se trata de un trastorno de ansiedad que consiste en el miedo a los lugares donde no se puede recibir ayuda, por temor a sufrir una crisis de pánico. Un ataque de pánico o crisis de ansiedad consiste en un cuadro clínico caracterizado por el aumento de la frecuencia y presión sanguínea, la respiración agitada, sudor, sensación de ahogo, mareo, temblores y despersonalización. De acuerdo con la etimología de la palabra, la agorafobia está especialmente relacionada con el temor intenso a los espacios abiertos o públicos en los que pueden presentarse aglomeraciones.”


Que un trastorno de carácter psicológico como la agorafobia se transmita a modo de contagio como si de un virus se tratara resulta lo más original (a la vez que absurdo) de Los Últimos Días, el nuevo film de los hermanos Pastor tras su prometedor debut con Carriers.

Pero no nos engañemos, en un panorama cinematográfico sobrecargado de superproducciones apocalípticas el motivo por el cual la gran mayoría nos hemos animado a pagar nuestra entrada del cine para ver Los Últimos Días es la posibilidad que nos ofrece la película de ver a nuestra querida Barcelona devastada y sumida en el caos, y más si eres residente en la ciudad condal.


Este hecho lo pude comprobar en primera persona en la proyección a la que asistí, ya que cada vez que salía un plano de la ciudad se escuchaba un “ohhhhh” o un “mira, mira si yo vivo allí al lado”, que interrumpían los bostezos que estaba causando la película, y es que aunque la trama se desarrolle en Barcelona nos encontramos ante un film que reniega de ello y quiere ser yanqui, y para ello ha cogido los peores clichés del cine estadounidense y los ha ido metiendo con calzador a lo largo de la película. 

Otro aspecto que la lastra es su pretensión de hacer reflexionar al espectador sobre nuestras vidas aceleradas, sobre la individualidad del ser humano o sobre nuestra relación con la naturaleza, el film a través del caos pretende lanzarnos un mensaje de esperanza y redención que no consigue su propósito en ningún momento.


En el apartado interpretativo el tour de force protagonizado por José Coronado y Quim Gutiérrez soporta muy bien el peso del film. Coronado da vida a un responsable de recursos humanos sin escrúpulos que se ve forzado a compartir viaje por la red de metro y alcantarillado de Barcelona con Marc (Quim Fernández), uno de los ingenieros de la empresa en la que trabaja y el cual está en su punto de mira.

El eje que mueve su viaje es la búsqueda de la novia de Marc, interpretada por Marta Etura en uno de los peores papeles que le recuerdo últimamente, y a través de diversos flashbacks iremos conociendo la relación que mantenía esta pareja y como se produjo el inicio del apocalipsis.

La introducción de estos flashbacks comienza de forma acertada, pero conforme va avanzando la película le hacen perder ritmo y la información que ofrecen cada vez es más irrelevante, llegando a un punto en que todas las piezas del puzzle ya están sobre la mesa y el film se convierte en algo tedioso y previsible.


Y es que lo peor de  Los Últimos Días es la debilidad de su guion, incapaz de soportar y dar coherencia a un conjunto de ideas aceptables y de arriesgar en los momentos adecuados para intentar ofrecer algo diferente a un espectador saturado de finales del mundo y sociedades deshumanizadas.

Con todo esto y como hemos mencionado al principio el mayor aliciente de la película es ver nuestra ciudad agonizando y disfrutar de unas localizaciones que nos resultan muy familiares sumidas en el más terrible de los caos. Destacable es la escena del trasbordo en la estación de Sants, que si es algo que ya de por si resulta terrorífico a primera hora de la mañana imaginároslo como base central de miles de personas en un apocalipsis. También tenemos planos asoladores de Arc del Trionf, Francesc Macià, Villa Olimpica o Via Laietana.

Para finalizar quiero comentar dos aspectos de la película que si me han hecho reflexionar y a los cuales todavía no he encontrado respuesta: ¿Dónde narices venden el GPS que utilizan durante la película y que no pierde la cobertura ni en los túneles más profundos? , y en segundo lugar, está bien que Marc este locamente enamorado de su mujer, pero si tu hijo tiene rasgos indios… ¿no te planteas que el niño no sea tuyo?

7 comentarios:

Martita dijo...

que grande que hayais vuelto. Vuestras opiniones siempre consiguen alegrarme el día con ese humor tan particular que teneis.

David Amorós dijo...

Pues vaya!!! Yo me muero de ganas por verla. He leído por otros lados que el guión es flojito pero como dices, el hecho de ver nuestra ciudad destruida da mucho morbo. Espero que me guste más que a tí y así poderte llevar la contraria porque tenías bastantes expectativas puestas en ella, ya que me gustó mucho la ópera prima de los hermanos Pastor y el trailer me parece muy adictivo. Ya te contaré. Esssspero verla en breve.
Un abrazo.

daniel dijo...

Me llama bastante la atención pero iré con cuidado :)

¡Saludos!

HateLove dijo...

Buenas Martita!!

Muchas gracias por tu comentario, nos encanta que disfrutéis con nuestras críticas y nuestra particular visión de las películas.

Un abrazo!

HateLove dijo...

Buenas David!!

El gran aliciente de la película es precisamente ver nuestra ciudad devastada, y reconocer cada uno de los rincones de la misma sumido en un terrible caos.

Después ya entra el apartado del guion, que para mí fue demasiado flojo y previsible, lleno de clichés de sobras conocidos y cuya única aportación interesante es el tipo de “enfermedad” de la que se contagia la humanidad.

Yo también espero que te guste más que a mi jaja

Un abrazo!!

HateLove dijo...

Buenas Daniel!!

La película no tiene malas críticas, pese que a mí no me acabo de convencer.., mírala bajo tu responsabilidad jaja

Un saludo

Isabel dijo...

Hola!

Pues a mi me pareció entretenida y punto. Recomendarla, no sé si lo haría.